Filed under La Soledad

Sola

Sola. Muy sola. Demasiado sola. Una vez más y sin explicaciones. Nunca hay explicaciones. Después de los besos, el príncipe – una vez más – se convirtió en rana. Cansada, aburrida, triste y melancólica. Haciendo zapping entre una catarata de imágenes de de programas basura. Pensando en todo. Pensando en nada. Fue entonces cuando lo … Sigue leyendo