Categorías
El Amor La Envidia La Pareja Mal de Amores

Cuatro factores que denotan que una pareja está rota

Cuando todo el mundo empieza una relación con una nueva persona, al principio todo es amor, pasión y una buenísima conexión entre ambas partes. Pero con el paso del tiempo (y como es normal) las parejas se van deteriorando. Esto puede ocurrir por diversos factores que pueden ser muy distintos dependiendo de las personas y sus situaciones. Sin embargo, hay una serie de elementos que se han estudiado a lo largo de los años, y que demuestran cómo una pareja se está rompiendo.
¿Te gustaría conocerlos ya que andas algo indeciso sobre el futuro de tu novio/a? Pues entonces sigue leyendo estas líneas.

1. CRÍTICA DESTRUCTIVA

Es normal que cuando hay confianza y se quiere mucho a una persona, haya críticas por ambas partes. De hecho, esto es una forma sana de conocerse mejor y mejorar ciertos aspectos de la pareja que desconocíamos. Sin embargo, hay un tipo de crítica que es mucho más dolorosa y que se usa para hacer daño a la otra parte. Es lo que se llama crítica destructiva

Todo el mundo comete errores, pero cuando nuestra pareja acude a este típico de crítica para atacarnos o herir nuestros sentimientos, puede denotar que esta ya no siente lo mismo. Un ejemplo claro de esto puede ser decir “Has llegado tan tarde que ya no te preocupas lo mismo por mí”. Esto es un golpe bajo en toda regla.

¿Qué se puede hacer ante esto? Pues proponle un plan inmediato donde él/ella se vea involucrada. De esta manera retomaréis el contacto, podréis hacer cosas juntos y hablar de vuestros problemas

2. DESPRECIO

Cuando existe el desprecio tanto por una como por ambas partes, y de manera usual, se puede decir que la pareja no llegará a buen puerto. El desprecio se puede manifestar en forma de sarcasmo, insulto, o mímica. En cualquiera de sus formas provocará que la otra persona no se sienta apenas valorada.

¿Qué se puede hacer ante esto? Pues no queda otra que construir el respeto mutuo desde el principio de la relación y hacer énfasis en las cosas buenas que nos gusta de la pareja. Como por ejemplo: “Qué bien te sienta el pelo largo” o “Me encanta cuando me haces reír” De esta manera conseguiréis unos lazos afectivos mucho más fuertes.

3. PONERSE A LA DEFENSIVA

Comúnmente, cuando una persona hace algo mal, tiende a justificarse con hechos ajenos a los suyos, o poniéndose a la defensiva. Esto es normal como ya os hemos dicho. Sin embargo, si se recurre demasiado a este método, también puede denotar que nuestra pareja ya no nos quiere tanto. Esto suele ocurrir mucho para tapar infidelidades, consiguiendo así que infiel no se sienta tan culpable por su “desliz”

¿Qué se puede hacer ante esto? Cuando surja un problema y nuestra pareja esté a la defensiva, lo mejor será intentar poner una solución entre ambos y dejar atrás reproches y orgullos.

4. EL MURO DE PIEDRA

Esto es uno de los últimos factores que aparecen cuando ya la pareja está en las últimas. El muro de piedra se manifiesta también de múltiples formas. No hay apenas comunicación, se cae en la rutina, no se comparten los mismos hobbies…

Este aparece después de un largo periodo de crisis, malos rollos, o cuando ha habido un hecho irreconciliable entre ambos. Tras esto, en muchas ocasiones lo que viene es la ruptura.

¿Qué se puede hacer ante esto? Si de verdad te importa tu pareja… ¡Pues actúa! Habla lo primera con ella y dialogad sobre cómo podéis retomar la relación. Sé compresivo y escucha lo que no le gusta de ti y viceversa. Intentad llegar a un acuerdo que si lo conseguís, vuestra relación quedará mucho más reforzada.

Categorías
La Envidia Los Celos TEXTOS

La #envidia y los #Celos

Según la Real Academia Española, la envidia es la tristeza o el pesar del bien ajeno: es desear o sentir dolor por algo que no se posee. Los celos son definidos como la sensación que se siente cuando se cree que un afecto puede llegar a ser alcanzado por otra persona.

“En la envidia y en los celos me estoy midiendo cómo me va en la vida. Se pueden sentir ambas cosas, por ejemplo, si creo que mi pareja tiene un amante y encima pienso que ella es mejor que yo”, explicó la psicóloga Beatriz Goldberg, autora de los libros ¿Cómo lograr plenitud a través de la autoestima? y ¿Cómo superar los miedos y ser feliz?, ambos de editorial Kier.

Los celos son un sentimiento enfermizo hacia una persona determinada y están ligados a una relación afectiva: la persona siente que alguien está compitiendo con ella. La envidia está vinculada con cuestiones materiales o sociales: querer tener un buen auto o un mejor cuerpo. “Se envidia la suerte del otro”, sostuvo la especialista en diálogo con Infobae.

Pero los celos no solo se sienten con relación a una pareja, también están aquellos que se sufren entre amigos o entre hermanos, que compiten por el cariño de los padres. El punto en común es que todos están ligados a la baja autoestima de la persona celosa, porque no está segura de sí misma.

La envidia y los celos se generan desde el seno familiar. “Las comparaciones que los padres hacen entre hermanos o primos pueden ser odiosas y muy dañinas, aunque éstos lo hagan sin saber el perjuicio que generan. Nadie es comparable con otro, solo hay que compararse con uno mismo y autosuperarse, pero las personas tienen una insatisfacción casi constante y siempre sienten que les falta algo para ser feliz”, explicó Goldberg.

Tips para combatir la envidia

*Acentuar y resaltar lo positivo que tenemos

*Estar contento con uno mismo y disfrutar de lo que se tiene

*Preocuparse por mejorar

*No ver de manera negativa los logros del otro

*No compararse con el otro, hay que competir con uno mismo y autosuperarse

Tips para combatir los celos

 

*Mejorar la autoestima

*Valorar nuestras cualidades y virtudes

*Entender que el otro también es una persona independiente

*Ocuparnos en mejorar el vínculo con la persona celada, eso brinda tranquilidad

*Evitar los reproches

*Poner pausas y negociar