Categorías
El Amor El Dolor El Tiempo La Confianza La Felicidad La Pareja La Vida Las Emociones Las Experiencias Las Madres Las Mujeres RECOMENDADOS! TEXTOS

Aprenderás

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas…

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado…

Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas…

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma….

Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa qué es lo que tienes, sino a quién tienes en la vida y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.

Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, sólo por el placer de disfrutar su compañía…

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que las veamos…

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.

Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar…

Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a dónde llegaste, sino a dónde te diriges y si no lo sabes, cualquier lugar sirve…

Aprenderás que si no controlas tus actos, ellos te controlarán y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuán delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias…

Aprenderás que el amor se hace de a dos.

Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.

Aprenderás que sin confianza nada se construye. Y que cuando la rompemos, se destruye todo muy fácil.

Aprenderás que cuando te des cuenta que tu trabajo es parte de tu vida y que pasas más tiempo allí que con tu familia, entenderás porque debes sentirte cómodo y a gusto en él.

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte.

Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.

Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho a ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben cómo demostrarlo…

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.

Aprenderás que no importa en cuántos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.

Aprenderás que la distancia es el olvido.

Aprenderás que la vida se rehace con amor, confianza y tranquilidad.

Aprenderás que quien no te ama te dejara plantada/o, no te contestara o simplemente no te iniciara una conversación.

Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.

Entonces y sólo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más.

Aprenderás que la persona correcta para ti es quién de haga reír de tus defectos, quién te acompañe en tus errores, quién te sostenga en tus tristeza.

Aprenderás que la mujer de tu vida, es aquella que veas como madre de tus hijos. Y que será aquella mujer que jamás pierda su dulzura, su buen humor, su compañerismo hacia tí y su preocupación por verse bella. Sera aquella que te de su plato si te quedaste con hambre o te preparara mas comida.

Aprenderás que se gana o se aprende, pero nunca se pierde!

Aprenderás que el hombre de tu vida es aquel que te hace brillar los ojos, cuidarlo cuando con un resfrío cree morirse, quien tenga un idioma en común/propio contigo, que día a día te enseña algo, que se eleve como persona,  quien te haga reír al irse a dormir, entre tantas cosas.

Aprenderás que quién no te ama… quizás te recordará, pero no te buscará para tenerte a su lado.

Aprenderás que todos cometemos errores pero que el tiempo nos demuestra si quienes cometieron esos errores nos hirieron de manera intencional o no.

Aprenderás que siempre hay que escuchar las dos campanas para poder juzgar y aún así no deberías juzgar a nadie ni a nada.

Aprenderás que los hijos crecen y no dejan, como así también nosotros dejamos la casa de nuestros padres.

Aprenderás a aceptar que a veces la persona que amas, simplemente ya no te elige mas y que ya no están en el mismo camino, lugar y tiempo.

Aprenderás que cuando queremos algo, llega.

Aprenderás que se puede volver a creer en el amor.

Aprenderás que a quien amas, puedes perderla/o.

Aprenderás que cuando una persona te “ladre” puede significar que tengas cuidado.

Aprenderás que hay personas que mejor deben desaparecer.

Aprenderás que la vida es una sola y que no podemos pasarla intentando autoconversernos, acostumbrandonos o simulando cosas que no sentimos.

 

Sol

Categorías
El Perdón La Confianza La Desconfianza RECOMENDADOS! TEXTOS

Siempre es posible volver a #confiar

Podría afirmarse que confiar en uno mismo es más importante que confiar en los demás. Puede sonar fuerte y contrario a lo que nuestros padres y maestros nos han enseñado, no sin reservas. Pues la verdad sea dicha, cuando somos niños confiamos muchísimo en la gente que nos rodea, pero la vida nos suele tornar desconfiados, muchas veces con razón, pero muchas veces, sin ella.

Y eso es aún más cierto si nos han traicionado, si han roto nuestra confianza, ya sea por algún hecho relevante o si simplemente han hablado a nuestras espaldas mal de nosotros aquellos o aquellas a quienes les habíamos regalado nuestra confianza.

No estamos obligados a ser confiados, la confianza la damos porque sentimos que es un valor, algo hermoso, y por esa misma razón es necesario estar alertas y conocer a quién se la brindamos. Es importante mantener los ojos y los oídos abiertos y seguir el desenvolvimiento de una nueva relación.

Verse traicionado es una experiencia muy dura para cualquiera, se siente como un ataque personal a nuestra honestidad y a nuestros buenos sentimientos. Muchas veces, ante una situación de estas características, algunas personas “bajan las persianas” y prefieren aislarse, hay quienes incluso se vuelven un tanto anti sociales y prefieren la soledad, quizás por miedo a una nueva traición. 

Pero pensemos, ¿cuánta de esa gente nos hemos encontrado? ¿Y cuánta de la otra, la que toma nuestra confianza y no hace más que agrandarla? Seguro, pero seguro, los segundos rebasan por mucho a los primeros.Entonces, ¿por qué permitir que nos golpeen más los primeros? Es un poco injusto, tanto para con los demás como para con uno mismo, ¿no es cierto?

Ello no significa que no sintamos “el golpe”, la cosa es qué hacer después. ¿Descartaremos a todos aquellos que intenten relacionarse con nosotros? ¿Nos pondremos a la defensiva con las personas que lleguen luego a nuestra vida?¿Evitaremos a los demás indefinidamente? ¿Y si nos perdemos a alguien maravilloso, o a una situación que nos cambiará para bien? El riesgo de tomar semejante actitud es demasiado, ¿no lo crees?

Así que una vez que la tristeza cede, porque será inevitable y necesitaremos vivirla,hagamos el esfuerzo de “regresar al mundo” para reencontrarnos con quienes sí valen la pena. Pero hagámoslo con los ojos bien abiertos y con nuestra confianza en nuestra mano para brindarla a quien verdaderamente la merece. 

Es cierto que la confianza no es gratis, porque es nuestra y ha sido amasada a través de años de experiencias y buenas relaciones, en el ámbito familiar, con los amigos, con los colegas, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros jefes, con el dueño de la tiendita, e incluso con el desconocido que nos encontramos en el metro y sabemos que nos cuidará, que está atento a nuestras necesidades, que nos tenderá una mano si nos ve en dificultades y que sonreirá si nos ve reír a carcajadas.

Muchas veces vemos al mundo como un lugar ancho, ajeno y lleno de peligros y sufrimientos potenciales. Hagámoslo propio y volvamos a confiar, con los brazos abiertos, con los sentidos atentos y el corazón despierto.

Categorías
Charles Chaplin El Amor El Tiempo La Confianza La Felicidad La Pareja La Tristeza La Vida Las Personas Los Errores Los Problemas RECOMENDADOS! TEXTOS

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD

de Charles Chaplin

Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia, y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a aceptar todo lo que acontece, y que contribuye a mi crecimiento.
Hoy eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.
Hoy se llama… Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero, y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón, y así erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedarme reviviendo el pasado, y preocupándome por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.
Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene un gran y valioso aliado.
Todo eso es… Saber Vivir

NO DEBEMOS TENER MIEDO DE AFRONTARNOS, DE HECHO HASTA LOS PLANETAS CHOCAN, Y DEL CAOS SUELEN NACER LA MAYORÍA DE LAS ESTRELLAS.