Categorías
Los Sueños Relajación TEXTOS

¿Por qué soñamos?

Los sueños constituyen una parte irremplazable de lo que significa ser humanos. Es por ello que aparecen reflejados en la historia, en la mitología y en la religión. Pero, ¿son los sueños una parte sin importancia de nuestra existencia o trascienden realmente a lo anecdótico?

Pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo. Sin embargo, solo soñamos por ráfagas de pocos minutos. Si calculamos un promedio, a lo largo de nuestra vida soñamos seis años enteros. Durante este proceso, el cerebro se activa casi en su totalidad necesitando para ello que el flujo de sangre en el mismo sea el doble que el necesario durante el estado de vigilia. Solo una parte del cerebro deja de funcionar mientras dormimos: el centro lógico. Es por esto que los sueños adquieren, muchas veces, matices de irrealidad. Además, para no exteriorizar nuestros sueños, el cerebro envía señales a la médula espinal paralizando así nuestros miembros de manera temporal. Lo único que movemos mientras soñamos, lo cual sucede durante la  fase conocida como REM, son nuestros ojos, que se mueven de manera acorde con nuestra actividad en el sueño.

Una función importante que cumple nuestro cerebro durante el sueño es la de desechar y seleccionar los recuerdos. Es por esto que, al día siguiente de haber estudiado, recordaremos mejor la materia si no pasamos la noche entera mirando apuntes y dormimos el tiempo necesario. Es preciso, por tanto, dormir bien para que lo que hayamos estudiado permanezca en nuestra memoria al día siguiente.

Cuando soñamos, nuestro cerebro intenta solucionar los problemas que nos ocupan durante el día. Por eso, dormir puede ser la solución a un problema que no conseguimos resolver. Asimismo, un sueño puede ser un reflejo fiel o, en la mayoría de los casos, simbólico de lo que ocupa nuestra mente, de nuestros miedos (sueño es traum en alemán) y de nuestros deseos.  Son por eso comunes algunas pesadillas que evocan temores como la falta de confianza en uno mismo que se refleja muchas veces en un sueño en el que la persona se encuentra desnuda en un lugar público y no consigue esconderse o taparse.
Freud sostenía que la función de los sueños era satisfacer nuestros deseos y, desde luego, no se equivocaba. Sin embargo, esta es solo una de las muchas respuestas a la pregunta: ¿por qué soñamos? o ¿qué función cumplen los sueños?
La realidad es que ni los cientos de páginas de “La interpretación de los sueños” de Freud, ni los múltiples estudios que se han hecho acerca de los sueños, han podido contestar de manera fehaciente a todas las preguntas acerca de los sueños. Pero una cosa sí sabemos:
No perdemos una tercera parte de nuestra vida durmiendo.

Categorías
Ejercitación Relajación TEXTOS

5 formas de relajarse

Existe una gran variedad de asuntos que requieren de nuestra atención y preocupación, pero estas dos características nunca deben ser excesivas. También debemos ser conscientes de la atención que nuestra mente requiere y la necesidad que tenemos de estar tranquilos. La tranquilidad y relajamiento nos permiten ser más ágiles en nuestras ideas, tener un mejor humor, mantener mejores relaciones, evitar enfermedades y pasar momentos más agradables con nuestra familia y amigos. Es decir, mantenernos relajados nos da una mejor calidad de vida.

Por esto que resulta muy importante conocer algunas opciones que nos ayuden a relajarnos cuando vivimos un momento de tensión:

1. TOMAR CONCIENCIA

Es muy común entrar en un estado de estrés por cuestiones que en realidad no merecen tal preocupación. Esto generalmente se debe a nuestra necesidad inmediatez y es que cada vez esperamos que las cosas nos lleguen, son funcionen o nos salgan mucho más rápido. Por este motivo es importante tomar conciencia de los pensamientos que nos están estresando e identificar si realmente es un factor que merece ese tipo de atención.

2. RESPIRAR

Respirar es una de las funciones corporales vitales para mantenernos vivos y generalmente lo llevamos a cabo sin prestar demasiada atención.Pero cuando se entra en un estado de emociones fuertes, estrés, desesperación o cualquiera otra y queramos relajarnos podemos hacer algunos ejercicios de respiración. Para relajarnos podemos hacernos conscientes por algunos minutos de nuestra inhalación y exhalación.

3. PENSAMIENTOS CALMANTES

Los pensamientos calmantes nos sirven para cambiar la perspectiva que tenemos en el momento a través de las palabras. Simples frases como “respira”, “cálmate”, “no te presiones” pueden ser de gran ayuda. Debemos recordar que la mente es una máquina perfecta que tiene la capacidad de hacernos sentir una u otra cosa, según lo que necesitemos y queramos.

4. REALIZA ALGUNA ACTIVIDAD

Ocupar nuestra atención en alguna actividad nos puede ayudar a olvidarnos un momento de aquellas cosas que nos preocupan y cuando nuestra atención regresa, generalmente se tiene una perspectiva diferente.Cualquier actividad puede ayudar: correr, cocinar, dibujar, hacer manualidades, leer, ver una película, etc.

5. DUERME

Muchas veces sentimos que ya no tenemos opciones o estamos muy concentrados pensando en un mismo tema, esto provoca que nuestra mente no pueda asimilar correctamente las ideas y nos estresamos. Por ello dormir es una gran estrategia de relajación, ya que de esta forma nuestra mente puede descansar un poco. Incluso, quienes tienen empleos o actividades agotadoras pueden dormir unos minutos y ver un cambio significativo en su actividad diaria.

Mantenernos relajados es vital para cuidar nuestra salud física y emocional, lo mejor del caso es que lo podemos lograr de formas muy sencillas. Es recomendable usar estas técnicas incluso si creemos no necesitarlas, así nos aseguramos de estar siempre bien.