Mientras #descansaba #afilaba el #hacha.

Un maestro y su discípulo se preparaban para cortar leña:        
El discípulo trabajó sin detenerse a descansar, y acumuló una gran pila de leños.
El Maestro en cambio, dividió el trabajo en 2 periodos, cortando leña durante 50 minutos y  descansando 10.
Al terminar, el Maestro reunió  una pila de leños mucho mayor.
El discípulo, extrañado por lo que acababa de suceder le preguntó:
 
-¿Cómo es posible que hayas juntado mas leños que yo si estuviste descansando varias ocasiones?

El Gran Maestro le contesto:  
-Mientras descansaba afilaba el hacha.

 

Fábula
 
Poseer paciencia, supone disponer de  la capacidad para soportar algo sin alterarse, ser portador de  una  habilidad para realizar trabajos complicados o minuciosos. Es saber esperar inteligentemente  cuando un deseo es muy anhelado.

Es disponer de la  lentitud adecuada,  para superar  lo que se hace con normalidad y convertirlo en extraordinario. La calma para poder soportar  situaciones difíciles y salir indemnes, también  indica paciencia, al igual que el  autocontrol  sobre  uno mismo.

Muchas de las virtudes más preciadas que poseemos los humanos (la generosidad, la tolerancia, la esperanza, la insistencia, la voluntad, el equilibrio, etc. están estrechamente relacionados con la paciencia.

Para ejercitarla, es necesario empezar por trabajarla  con uno mismo, puesto que en la actualidad nuestro modelo de vida se encamina a potenciar, el “Date prisa”, “Ahora mismo”, “Yo lo necesito primero”, sin valorar el esfuerzo y el tiempo que se necesitan  para conseguirlo.

A diario nos enfrentamos a situaciones que ponen a prueba nuestro autocontrol y nuestra paciencia. Practicarla nos ayuda a ejercitar la reflexión y evitar tomar decisiones equivocadas o irreversibles, cuando  en ocasiones puntuales somos impacientes y actuamos con pasión y sin detenimiento.

La paciencia nos aporta “equilibrio”, y el equilibrio suaviza nuestro carácter ayudándonos a soportar contratiempos con más fuerza y a soportar la tristeza de forma más realista, puesto que el sosiego neutraliza la ansiedad e  infunde una serenidad  para afrontar momentos de gran desesperación.

Saber esperar y entender que “las cosas” no dependen de nosotros “exclusivamente”, comprender que es necesario darles tiempo y que sucederán cuando sea el momento, es un ejercicio de paciencia que indica igualmente una cualidad de personas maduras. 

Tal vez podamos reflexionar ante la idea, de cómo resultarían las situaciones cotidianas (las perdidas económicas, los atascos de tráfico, las desgracias personales, la enfermedad, el mal tiempo, los olvidos , las discusiones, etc.) en caso de afrontarlas con paciencia. 

Una paciencia,  que desarrolle aptitudes para identificar y solucionar los problemas de manera  armónica, con una correcta y templada interpretación’, y una conducta acorde a cada situación, con la tolerancia suficiente para no producir daños externos,   y con la seguridad de que la PACIENCIA ES UN OBJETIVO posible de trabajar y de alcanzar. – See more at: http://lamenteesmaravillosa.com/dormir-y-afilar-el-hacha#sthash.O00HkyEo.dpufUn maestro y su discípulo se preparaban para cortar leña:        
El discípulo trabajó sin detenerse a descansar, y acumuló una gran pila de leños.
El Maestro en cambio, dividió el trabajo en 2 periodos, cortando leña durante 50 minutos y  descansando 10.
Al terminar, el Maestro reunió  una pila de leños mucho mayor.
El discípulo, extrañado por lo que acababa de suceder le preguntó:
 
-¿Cómo es posible que hayas juntado mas leños que yo si estuviste descansando varias ocasiones?
El Gran Maestro le contesto:
 
-Mientras descansaba afilaba el hacha.
                                                                                                                                                             Fábula
 
Poseer paciencia, supone disponer de  la capacidad para soportar algo sin alterarse, ser portador de  una  habilidad para realizar trabajos complicados o minuciosos. Es saber esperar inteligentemente  cuando un deseo es muy anhelado.

Es disponer de la  lentitud adecuada,  para superar  lo que se hace con normalidad y convertirlo en extraordinario. La calma para poder soportar  situaciones difíciles y salir indemnes, también  indica paciencia, al igual que el  autocontrol  sobre  uno mismo.

Muchas de las virtudes más preciadas que poseemos los humanos (la generosidad, la tolerancia, la esperanza, la insistencia, la voluntad, el equilibrio, etc. están estrechamente relacionados con la paciencia. Para ejercitarla, es necesario empezar por trabajarla  con uno mismo, puesto que en la actualidad nuestro modelo de vida se encamina a potenciar, el “Date prisa”, “Ahora mismo”, “Yo lo necesito primero”, sin valorar el esfuerzo y el tiempo que se necesitan  para conseguirlo.

A diario nos enfrentamos a situaciones que ponen a prueba nuestro autocontrol y nuestra paciencia. Practicarla nos ayuda a ejercitar la reflexión y evitar tomar decisiones equivocadas o irreversibles, cuando  en ocasiones puntuales somos impacientes y actuamos con pasión y sin detenimiento.

La paciencia nos aporta “equilibrio”, y el equilibrio suaviza nuestro carácter ayudándonos a soportar contratiempos con más fuerza y a soportar la tristeza de forma más realista, puesto que el sosiego neutraliza la ansiedad e  infunde una serenidad  para afrontar momentos de gran desesperación.

Saber esperar y entender que “las cosas” no dependen de nosotros “exclusivamente”, comprender que es necesario darles tiempo y que sucederán cuando sea el momento, es un ejercicio de paciencia que indica igualmente una cualidad de personas maduras. 

Tal vez podamos reflexionar ante la idea, de cómo resultarían las situaciones cotidianas (las perdidas económicas, los atascos de tráfico, las desgracias personales, la enfermedad, el mal tiempo, los olvidos , las discusiones, etc.) en caso de afrontarlas con paciencia. 

Una paciencia,  que desarrolle aptitudes para identificar y solucionar los problemas de manera  armónica, con una correcta y templada interpretación’, y una conducta acorde a cada situación, con la tolerancia suficiente para no producir daños externos,   y con la seguridad de que la PACIENCIA ES UN OBJETIVO posible de trabajar y de alcanzar. – See more at: http://lamenteesmaravillosa.com/dormir-y-afilar-el-hacha#sthash.O00HkyEo.dpuf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s