2 Leyes de la sabiduría eterna.

Había una vez, un anciano sabio, que vivía debajo de unas bellas colinas, era el encargado de su pueblo, su padre. Lo llamaban; Ravaam. Ravaam, todos los días se aseguraba que todos los habitantes cumplan con su obligación de cuidar los cultivos, para así, alimentar correctamente a todas las familias del pueblo de Ravaam. Por 12 años Ravaam anunciaba fervorosamente que los frutos más bellos y ricos iban a ser brindado por los cielos en sus tierras.

En ese momento, los habitantes, gozaban de buenos cultivos, pero no eran tan sabrosos como los que Ravaam decía que llegarían de los cielos.

Un día, unas potentes campanas despertaron a Ravaam. “¡Señor!” dijo uno de los campesinos asustado “¡Una bestial tormenta se aproxima, nuestros frutos están en peligro!”. Ravaam lo miró y dijo: “Relájate hijo, los frutos se multiplicarán gracias a la tormenta”.

El campesino no le creyó las palabras de Ravaam, entonces salió corriendo, y con la paja con la que comían las ovejas, logró, con la ayuda de otros 5 campesinos aterrados, proteger 6 hectáreas de cultivos, para que la tormenta no los destruya.

La tormenta, fue la peor tormenta que sufrió el pueblo, la tormenta duro 1 mes entero, los techos de las casas se quebraban, las mujeres y los jóvenes lloraban, el agua arrasaba con toda la furia como si un yacaré masticaba sus hogares sin piedad, las gotas de la lluvia caían como piedras, como si El Diablo estaba enfadado con todo el pueblo, la agonía de los campesinos era infernal, y todos los cultivos se inundaron. La tormenta duro 1 mes sin frenar, y los habitantes pasaron mucha hambre.

Pasaron meses, y salió el ardiente sol nuevamente. El sol secó las tierras, y los frutos comenzaron a salir nuevamente. Las 6 hectáreas que habían sido protegidas para que supuestamente la tormenta no destruya los cultivos, desaparecieron. Los campesinos, ignorantes, al tener miedo, arruinaron 6 hectáreas de cultivos.

Las 20 hectáreas restantes, que no habían sido protegidas por la lluvia, brindaron luego no sólo los más bellos frutos y verduras frescas, sino también, el pueblo descubrió por primera vez nuevas plantas exóticas y las más bellas flores con nuevos colores, amarillas, violetas, azules, celestes, la tormenta había sido verdaderamente un catalizador que permitió la llegada de nuevas semillas. Disfrutaron así de nuevas frutas que el pueblo no conocía; como sandías, frutillas y bananas. La tierra al erosionarse por la lluvia, había logrado lo inimaginable. Las más bellas manzanas, los más ricos tomates, y las más frescas uvas alimentaron al pueblo por años gracias a la tormenta. Los campesinos que no obedecieron a Ravaam, se habían equivocado.

Ravaam entonces, les enseñó “Si crees, debes creer algo bueno, y debes creer… profundamente, como las profundidades del mar. ¡Si sabes, debes obedecer las Leyes del Universo, y mientras más las obedezcas… mejor!

¿Que sucedió entonces? Los campesinos temerosos, en primer lugar, actuaron bajo el miedo, y negaron la sabiduría y autoridad que sí poseía Ravaam. En primer lugar, no obedecieron la sabiduría de Ravaam, cuando él mismo había dicho que la tormenta iba a mejorar los cultivos. Ravaam, era sabio no por suerte, sino por máxima devoción a La Verdad. Y además, Ravaam tenía la profunda creencia, mucho antes de que llegue la tormenta, que el nacimiento de los mejores frutos se aproximaba. Mantuvo esa creencia 12 años antes de la gran tormenta, pero sólo los más despiertos le creyeron.

Los campesinos que desobedecieron se sintieron culpables por desobedecer a Ravaam. Todos los campesinos que sí creyeron en Ravaam, le hicieron la vida imposible a los que destruyeron 6 hectáreas de cultivo. Los 6 culpables, no podían vivir con esa responsabilidad, subieron a las colinas, y se suicidaron, saltando al vacío.

El pueblo así finalmente creyó en Ravaam, y desde entonces, disfrutaron de las frutas más sabrosas y más saludables que comieron en todas sus vidas.

2 Leyes del Universo, iluminarán tu vida instantáneamente hacia tu éxito.

LEY #1

Profundidad de Creencia

LEY #2

Grado de Sabiduría

Empecemos con la primera,

La Ley de Profundidad de La Creencia.

La Profundidad de Creencia, como su nombre lo revela, indica qué tan intensa es nuestra certeza, nuestra confianza ante una idea. Para amplificar la profundidad de una creencia, debes pensar en la misma más intensamente que otras personas en comparación a la misma y deberás pensar en la misma por más tiempo. Si aumentas la intensidad, y tiempo en la cual crees, tendrás más poder en tu vida.

El grado de sabiduría ante una idea, se basa en SABER realmente, luego de haber comprobado múltiples veces si esa idea realmente funcionaba.

En la historia aprendemos que Ravaam, era sabio por devoción a sus cultivos y la verdad, y también, que él creía en la gran llegada de una oportunidad fascinante para mejorar los cultivos a un nuevo nivel. Por otro lado, el pueblo no poseía apreciación de La Verdad, no tenían sabiduría, no le importaba los cultivos, y en el momento más delicado no tenían certeza de lo que realmente estaba sucediendo.

Cada pensamiento que tienes puede ser más profundo, más intenso, y así, ese pensamiento tendrá más poder. Cada pensamiento, también debe de resonar con La Verdad, nuestros pensamientos, para que brinden resultados, deben resonar con las reglas del Universo.

¿Qué tan profunda es la certeza de mi creencia?

¿Cuál es verdaderamente, mi grado de sabiduría de mi pensamiento, ante las reglas del Universo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s