Pedir y Dar

El ejercicio consiste en escuchar una conversación al azar, en cualquier bar. Si la flecha señala a una mujer, es probable que se esté quejando de que su marido/amante/pareja no la escucha. Si es hombre el protagonista de la escena, puede que reclame mayor intensidad en cuestiones sexuales a su coequiper.

Quizás la argumentación se dé a la inversa. No se trata de un tema de género; las escenas antes descriptas son sólo ejemplos de cómo funciona el “reclamador” promedio.

Es una especie de línea de atención al consumidor. Queja, queja y más queja. A la espera de algún tipo de resarcimiento por el supuesto “mal funcionamiento” de la otra persona. Una madre podrá condolerse con una amiga de que sus hijos no le prestan atención, que no la visitan, que no están presentes como antes, cuando eran chiquitos y la mamma era LA mamma. Un hijo también tendrá algún reclamo que hacer porque así no ocurriera no sería un hijo que se precie de tal. Todos nos quejamos de algo o de alguien, por lo general del déficit ajeno que siempre parece cruel y mucho. Pero la viga en el ojo propio, esa sí que hacemos malabares para ocultarla.

Es de psicología de manual que lo que tanto reclamamos a un otro probablemente no lo estemos ofreciendo nosotros. A veces se trata de mera proyección de nuestras falencias en un tercero. Lo que vamos aprendiendo con el transcurrir de los años es que quejarse y reclamar no son dos verbos positivos para los vínculos ni conducentes a buenos resultados. Claro, es más fácil cacarear a pedir atención de buena manera. Gritonear nos deja menos expuestos que sentarse frente a un otro a abrir el corazón y decirle que lo necesitamos. Pedir pareciera sinónimo de vulnerabilidad y la fragilidad no está bien vista en una sociedad resultadista.

Pedir desde el sentimiento suele generar empatía. Igual que dar. En el jardín de infantes nos enseñaban a compartir los juguetes, las galletitas y las sonrisas. A dar nuestras cosas, nuestro tiempo y nuestro corazón al otro. Crecemos y creemos que dar nos convertirá en blanco de gente que se abuse de nuestra buena fe. ¿Y si volvemos al arenero? ¿A pedir la palita y a prestar el baldecito? Será un hermoso recreo para nuestra rigidez mental. Pedir. Y dar antes que nos pidan. Vas a ver qué bien se siente.

Anuncios

One thought on “Pedir y Dar

  1. bueno es muy bueno el texto pero en la vida real no sucede asi.tengo una pareja desde hace mas-de 30 años,pero mi pareja es un excelente esposo en cuanto a proveer gastos económicos ser un gran padre,pero el sexualmente me complace cuando desea tener sexo,yo he cambiado en cuanto a celos e buscado la forma de entretenerme en otros asuntos y guardado mis sentimientos para mi sólita para no hacerlo sentir mal pero he recibido sinnúmeros de mensajes en que me dicen en tal hospedaje estuve con tu hombre,hoy tu hombre me compro tal ropa.hoy tu hombre me dio tanto dinero.y asi antes le decía recibí tal mensaje ahora los recibo y los borro-no hace mucho una joven llego asta a mi casa a dejarle una razón que se fuera al hospital que llevaba al niño grave.tuvimos una platica y me dijo que estaba arrepentido de haberse casado conmigo.y que se arrepintió desde el mismo momento que cometió esa locura de casarse conmigo.y me dijo si es mi querida y que vas ha hacer vas a hacer escándalo.luego me dijo tu casa esta en managua que haces acá solo venistes ha joderme.otra cosa tiene años de venir practicando conmigo el sexo castigo.otro dia me dijo estando yo sentada en el comedor frente a el no creeas que te veo a ti .mis ojos solo la miran a ella.y cuando se fue a viajar¡ noruega lo apolle porque el merece tanto porque ha trabajado mucho pero sucedio un problema en panama con una alumna de otro colegio y mando el grupo adelante y el se quedo con la joven en panama y ni siquiera una llamada me hizo para contarme el contratiempo.y el dia que discutimos yo como su mujer que soy le dije no me llamaste cuando te quedaste en panama y el me contesto acaso ganaba algo con llamarte a voz o voz me solucionarias el problema-cuando vino a managua le compro ropa comida calzones a la joven,pero me dijo que no me llamaba porque no traia dinero para gastar en llamadas para comunicarse conmigo.la verdad que yo me case enamorada de el y lo amo pero el no es felis a mi lado he leido mensajes que el ha enviado a otras mujeres donde le escribe que la ama y que para el es una agonia llegar a su casa que hace lo posible por dormirse temprano y que los fines de semana para el se le hacen muy largos, de nada me sirve amarlo tanto si el a mi me desprecia como mujer,como compañera,ni como amiga me quiere a su lado hace poco le descubri unos condones en su bolso donde carga todas sus cosas diarias,y la semana pasada me dijo un profesor que trabaja en el mismo colegio que el que el vive con una ex alumna de el desde hace mucho tiempo ahora comprendo de donde salen esas llamadas y esos mensajes estoy en managua tratando de pensar en claro,profesores y profesoras de su trabajo me han dicho que me tienen lastima de ver como me maltrata verbalmente este quien este me ha demostrado que estar a mi lado para el es muy difícil,y yo lo amo pero no puedo obligarlo a quererme el corazon no se manda.el no habla conmigo de mis sentimientos dice que desde hace mucho tiempo dejo de importarle mi opinion.eso me contesta cuando quiero hablar.pasen buenas noches despues de haber comentado hoy esto con ustedes creo ya es tiempo de pensar mas en mi,porque solo he vivido para el todos estos años lloro porque me duele saber que su amor no es mio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s