Las cuatro leyes de la alimentación saludable

Continuamos en el camino de la alimentación sana y conciente. Y como indica el título hoy hablaremos con un abogado sobre leyes… Chiste, chiste. Como no todos nos alimentamos de igual modo, a pesar de ser un acto cotidiano voluntario, me decidí a investigar este tema. Pablito Martin

Hablando con la gente descubrí que la decisión del qué se come en una casa depende de varios factores:

–          Los gustos y hábitos.

–          Los alimentos que podamos adquirir.

–          Las costumbres y creencias de la sociedad y la familia en que vivimos.

:: Es muy común  tener la “costumbre” de comer determinados alimentos o preparaciones debido a que las formas de alimentarnos se repiten de generación en generación. Pero también estoy seguro de que si uno desea hacer un cambio, no es tan complicado como muchos creen.

:: Según el doctor Pedro Escudero, “es importante que nuestra alimentación conste de las siguientes leyes: calidad, cantidad, armonía y adecuación”. Por tal motivo decidí explicarles cada una de ellas.

Ley de calidad: Es fundamental la variedad, en cuanto a la calidad de los distintos nutrientes. Se necesita que el alimento aporte al organismo los principios nutritivos que requiere. Si no se cumple con esta ley se dice que estamos teniendo una alimentación carente, pero si se cumple tenemos una alimentación completa.

Los hidratos de carbono de mejor calidad son los complejos, las proteínas de alto valor biológico son las que aportan aminoácidos esenciales  (algas, polen y huevos) y las grasas de mejor calidad son las aportadas por las semillas oleaginosas y los frutos secos.

Ley de cantidad: Lo fundamental es comer lo suficiente, en cuanto a calorías y nutrientes, dependiendo de las características de cada persona. De acuerdo a la edad, sexo, talla, peso y la actividad que desarrolla, se requiere de un aporte calórico específico. Por ejemplo, una embarazada requiere de un mayor aporte calórico que un anciano, y este requiere menor consumo que un deportista. Si la alimentación no es suficiente, cae en insuficiente o excesiva.

Ley de  armonía: Es fundamental el equilibrio, los componentes de la alimentación deben tener proporcionalidad. La proporción debería ser la siguiente:

-entre 50 y 60% de carbohidratos;

– entre 10 y 20% de proteínas;

– no más del 30% de grasas.

La alimentación que no cuenta con esta condición, es disarmónica.

Ley de adecuación: Esta ley es la única que debe cumplirse siempre. La más importante de todas, que hace referencia a que la alimentación debe adecuarse a los gustos, hábitos, condiciones culturales y económicas. Ley que debe aplicarse a todas las personas, en todo momento biológico, en enfermedad o salud. Fuera de esta ley, la alimentación es inadecuada o incorrecta.

:: Espero que a partir de ahora puedan tomar estos consejos para mejorar su alimentación. Sigan proponiendo productos en http://www.facebook.com/pablitomartinchef  para la próxima semana. Recuerden que pueden encontrar varias recetas en mi nuevo libro “Con probar no perdés nada”. Gracias por seguir eligiendo alimentarse con el corazón y no tanto con los ojos. Hasta la próxima.

:: Pablito Martín. Chef – Periodista.

http://www.facebook.com/pablitomartinchef

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s