Y después Qué?

Después de un fracaso amoroso es normal que a las personas les resulte difícil volver a confiar en una relación, sin embargo, no hay que irse a los extremos, pues con tomar conciencia y conocerse a sí mismos basta para eliminar las probabilidades de una nueva equivocación.

Hay quienes se dan una segunda oportunidad, una tercera y una cuarta con el fin de alejar la soledad de su vida y, por el contrario, también están quienes se toman el tiempo de evaluar cada aspecto de la posible relación antes de volverse a enamorar. Cuando suceden casos como éste, la mujer tiene que ver cómo es que ella hace el compromiso con la nueva relación, pues hay veces que se da una confianza muy repentina y también al revés, chicas que viven con el miedo de que les vuelva a suceder.

Lo más recomendable, después de un fracaso amoroso fuerte, como sucede cuando existe un compromiso que se rompe, es darse un tiempo para entenderlo y asimilarlo y así poder volver a relacionarse con alguien, una vez curada la herida.

En los últimos años, los casos de rupturas amorosas al pie del altar se han multiplicado. “Ahora es más frecuente que se den las relaciones de noviazgo intensas y rápidas y esto propicia este tipo de problemas, pues se comprometen parejas que aún no tienen bien cimentadas sus bases”. Y es que a lo mejor el deslumbre hace que se sientan el uno para el otro para luego descubrir, en muchos casos, que no eran tan compatibles como para pasar el resto de su vida juntos.

“El que rápidamente anden con una persona nueva tiene que ver con la necesidad de volver a tener otra pareja para no quedarse solos, pues a muchas mujeres y hombres les aterra la soledad”. Sin embargo, no todos los casos siguen este patrón, pues hay mujeres a las que el fracaso les duele tanto, que tardan mucho en superarlo, y mientras tanto van por la vida dudando de cualquier posible candidato a ocupar su corazón. “El desconfiar, a la larga, da mejores resultados que el ser demasiado confiada”, explican los psicólogos.

“Y es que al desconfiar se hace un análisis mucho más profundo y se evalúan todos los aspectos de la posible relación, lo cual hace que se reflexione más”. Aunque es que como todo, no hay nada como un equilibrio entre la duda y la confianza para que lleven a una aceptación de un nuevo compromiso, en caso de que las dos partes involucradas se sientan preparadas para ello; y el estar preparada para un compromiso, sea la primera, la segunda o la tercera vez, requiere de un total convencimiento.

Si ya tuviste un fracaso amoroso que terminó en la ruptura de un compromiso, o dos, o tres, entonces, posiblemente tengas un problema que no has atendido y debes resolverlo, antes de enrolarte con alguien nuevo que posiblemente pueda ser el hombre de tu vida. De que resuelvas tus conflictos dependerá el éxito de cualquier nuevo proyecto que emprendas, sobre todo en el terreno amoroso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s