Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

Anuncios

3 thoughts on “Te quiero

  1. Me urge la necesidad de hacerte saber algo,
    eres la primera persona en este mundo
    con quien puedo comunicarme a mi manera,
    con el lenguaje del alma, del alma que me enrejan
    los formalismos y me siento volar hacia ti con la libertad
    del viento y decirte que te quiero,
    sí, decirte que te quiero sin temor a que no me entiendas.
    Quiero jugar contigo el juego maravilloso de la fantasía
    que nadie sabe sí, con la fuerza que emana de los dos envueltos
    en este divino torbellino de palabras lindas
    que nos decimos podremos hacer realidad.
    No quiero pensar en la realidad, seria demasiado.
    Nos amenaza el tiempo; a los dos, pero me rebelo.
    Me resisto a pensar que pueda encontrar
    algo en mi vuelo hacia lo sublime que me
    ate las alas para buscarte siempre,
    que me prohíba alimentarme de tu energía.
    ¡Ay Dios mío! Esa fuerza poderosa que hay en ti
    y que no hay nadie más.
    ¿Cómo es que me arrancas estas cosas?
    Cómo es que me desnudo de perjuicios y dejo correr
    este caudal de ideas de mis manos a tus ojos y de mi
    alma a la tuya.
    Me arriesgo a que me pienses mal, pero con valentía.
    Es mayor el placer que experimento al vaciar mi alma
    en la tuya que todo el daño que puedas hacerme
    al mal interpretarme.
    Te ofrezco mi mano arriesgada y breve,
    te ofrezco en confort de mi alma para que repose en ella.
    Dime que tampoco tú habías encontrado a nadie que te hable así
    y, por favor, dímelo, dímelo y disfruta como yo con la misma intensidad,
    al fin de cuenta, nada en este mundo nos lo puede prohibir.

    Victor Manuel de Tassis
    Derechos reservados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s